La Capoeira como actividad física


La práctica de la CAPOEIRA implica el ejercicio aeróbico (que causan aumento de la frecuencia cardíaca y la quema de grasa) y anaeróbico (desarrollo muscular), que proporciona flexibilidad, fuerza y ​​resistencia muscular.

El entrenamiento regular es esencial para que el capoerista pueda desenvolverse bien durante el juego, y la práctica se pueda hacer por la gente de cualquier edad y condición física.

La CAPOEIRA también requiere concentración y observación. El contacto visual es uno de los fundamentos del juego de la CAPOEIRA. Es importante estar siempre atentos a su pareja, buscando hacer los movimientos sin perderle de vista.

El diálogo del cuerpo, la improvisación, la inteligencia del cuerpo, la necesidad de actuar, el equilibrio, así como las nociones de espacio, tiempo, ritmo y música, y la comprensión de la filosofía de juego son los principios fundamentales enseñados en la CAPOEIRA.

Los movimientos de la Capoeira implican todos los músculos, desarrollando una serie de cualidades físicas. Si profundizas en la roda, pronto sentirás un gran cambio: menos estrés, más rápidos reflejos y mayor potencia. Con un poco de perseverancia, la respiración va a ser la óptima, porque la práctica (por lo menos tres veces por semana) desarrolla el sistema cardiorrespiratorio.

Lo mejor de todo, se trabaja los músculos abdominales, los músculos de esta región están muy implicados.

Aquí hay más detalles:

  • Resistencia: para mantener el ritmo durante la práctica o juego;
  • Agilidad: los movimientos cambian de dirección y sentido en todo momento;
  • Flexibilidad: en la capoeira predominan los movimientos amplios;
  • Velocidad: Necesario para sorprender al rival siempre que sea posible;
  • Equilibrio: es preciso mantener el dominio del cuerpo en algunas posiciones complicadas.
  • Coordinación: es preciso responder a los ataques con los brazos, el torso y las piernas al mismo tiempo;
  • Ritmo: Los movimientos del cuerpo acompañan a la música.

Otros beneficios:

  • Atención: debemos estar todo el tiempo atentos a los movimientos de la roda;
  • Persistencia: Los movimientos son perfectos sólo después de muchos intentos;
  • Coraje: Poco a poco desaparece el miedo de realizar ciertos movimientos;
  • Astucia: Puedes crear situaciones inesperada para el oponente.

Otro hecho es que la CAPOEIRA no se hace solo, por lo que es esencial la participación en un grupo. Su enseñanza se basa en la comunicación oral con el conocimiento del pasado y experiencias a través de la práctica regular. Esto requiere que el individuo se adecue al grupo y aprenda a convivir con las diferencias de este grupo de personas, ejercitando la tolerancia. La capacidad de improvisación – para ser capaz de adaptarse a las diferencias y para dramatizar la situación – es una característica que el alumno adquirirá mediante la capacitación, participación de la malicia y el juego.

Mestre Burgês

GRUPO Muzenza